Archivo de la categoría: Prescripción

Una cuestión de responsabilidad

La aparición de la pandemia de Sida cambió muchos hábitos, asistimos a una transformación del paciente como sujeto pasivo a activo, el enfermo de VIH quería saber todo lo posible acerca de su enfermedad, consultaba libros, empezaba a organizarse en asociaciones. Se crearon por todo el país ONG de lucha contra la infección que, en un principio, fueron promovidas por la población homosexual, que era la más afectada en número en el mundo occidental (en España eran, sin embargo, los usuarios de drogas por vía parenteral).

La labor de estos colectivos ciudadanos sin ánimo de lucro fue (y aún sigue siendo) excepcional. Se consiguió llevar la prevención a todos los rincones, educar a la población mediante charlas y talleres, poner en marcha líneas hotline de información telefónica, grupos de apoyo para enfermos y familiares, material preventivo… en definitiva, reducir la transmisión, sobre todo incidiendo en personas que realizaban prácticas de riesgo.

Han pasado los años y parece que una parte importante de la población, sobre todo gente joven, parece haber olvidado esa lección; impresiona que esa labor de la que hablábamos, se haya perdido. Noticias como la que acompaña este post (aumento de casos de linfogranuloma) hacen que pesemos así. Las Enfermedades de Transmisión Sexual se encuentran en auge porque las medidas preventivas se han relajado. Se relaciona con el auge de contactos a través de redes sociales. En cualquier caso, todos los que trabajamos en el campo sanitario tenemos una responsabilidad para con la salud de nuestra sociedad y deberíamos ponernos en marcha.

Barcelona activa la alerta por el brote de una enfermedad venérea | EL PAÍS

Revisando la prescripción: Agomelatina

Es un agonista de los receptores de la melatonina y antagonista de los receptores serotoninérgicos, aumenta la liberación
de dopamina y noradrenalina, específica-mente en la corteza frontal. Se metaboliza a nivel hepático.

La dosis recomendada es de 25mg/día vía oral. Sus efectos secundarios más relevantes fueron los gastrointestinales, cefalea, boca seca y mareo. No se han observado efectos de interés sobre la función sexual, peso corporal ni la presión arterial de los pacientes. Dosis de 50mg/día parecen estar asociadas a mayor incidencia de alteraciones hepáticas.
No se dispone, sin embargo, de estudios publicados frente a otros antidepresivos en los que se haya utilizado la eficacia antidepresiva como criterio principal de evaluación. Sólo se han realizado estudios frente a placebo. La eficacia antidepresiva de agomelatina parece ser modesta y la magnitud del efecto parece menor que la de los ISRS. Todos los ensayos han sido realizados a corto plazo por lo que se desconoce su eficacia a largo plazo.
No obstante, la agomelatina influencia positivamente los ritmos circadianos alterados en pacientes depresivos mejorando todas las fases del sueño y la calidad total del mismo, con un efecto favorable en la vigilia diurna.

Conclusión: Presenta un buen perfil de efectos secundarios y regulación del sueño para el tratamiento de la trastorno depresivo mayor pero faltan estudios comparativos con ISRS ya existentes.